Recorrido de un viajero en Gualeguaychú...
Gualeguaychú, embrujo resplandeciente, Entre Rios
Nadie podría imaginarse, así, espontáneamente, que aquellas calles apacibles bajo el sol de la tarde, tendidas en una orgullosa afirmación de su condición pueblerina; convencidas por el embrujo de la luna se encenderían en farolas de colores y avivarían el tránsito vehicular y peatonal figurando un aspecto de gran ciudad. Ni que, entonces, el puente, que durante el día luce su herrumbre de hierro como símbolo de resistencia, se iluminaría impúdicamente como un paso de encanto blanco entre el urbanismo y la naturaleza.

Pero todo ello sucede en Gualeguaychú, quizás por su tradición carnavalera, por su adaptación a los cambios, su espíritu liberal y su afición a los disfraces; quizás porque Momo se encarna en sus arterias y se divierte burlándose del desconcertado visitante, que de repente se encuentra en una típica localidad entrerriana de siesta silenciosa, e imprevistamente aparece en una urbe resplandeciente, dinámica y ofrecida en mil posibilidades.

Casi mágico resulta así cruzar en la noche el Puente Méndez Casariego, dejar atrás la movida citadina, el ruido vivaz, los bares desbordantes de juventud, los comedores y heladerías, la transitada Costanera, las banditas de música locales contempladas desde la cómoda popular del cordón- cuneta; experimentar el paso inmediato del movimiento a la quietud, ingresar en la realidad nocturna espléndidamente iluminada del Parque Unzué, y descubrir el contraste entre la selva de asfalto y el asfalto de la arboleda.

De ese otro lado, del lado de la laguna y del Camino de la Costa que bordea al Gualeguaychú, la estampa es decididamente diferente, paisajísticamente seductora y humanamente cálida. Allí la cena es un asado compartido en familia en los sectores de picnic; el dinamismo se da en un picado de fútbol entre padres e hijos; la música es una guitarreada que reúne amigos en la ribera; y el espectáculo es el reflejo de las luces sobre el río en cuya contemplación se pierde una pareja.

Por ello Gualeguaychú es indescriptible, porque está hecho de demasiadas aristas, porque puede ser divertido o nostálgico; agitado o sereno; urbano o natural; e incluso, y al extremo, recatado o fiestero.
Por ello Gualeguaychú no tiene época, porque en verano se brinda en playas y Carnaval; en otoño su imagen ocre envuelve artesanías; en invierno seduce con termas; y en primavera florece su maravillosa naturaleza.

Por ello Gualeguaychú es un destino sin destinatario exclusivo, es para todos y por todos, porque en todos se inspira al pensarse a sí mismo.
Mapa de Alojamientos en Gualeguaychú
Mapa de alojamientos de Gualeguaychu

Imágenes de Gualeguaychú
Ciudad de Gualeguaychu Termas en Gualeguaychú Parque el Palmar Gualeguaychu Turismo en Gualeguaychu Playas en Gualeguaychú

Región Turística de Gualeguaychú
Concepción del Uruguay
A 70 km de Gualeguaychú.
Palacio San Jose
A 85 km de Gualeguaychú.
Gualeguay
A 84 km de Gualeguaychú.
Villa Paranacito
A 85 km de Gualeguaychú.


Turismoentrerios.com